smartphone_rapido

La velocidad a la que funciona nuestro teléfono es, junto con la duración de la batería, una de las principales preocupaciones de todos los usuarios de smartphones. Sin duda, pocas cosas hay tan desesperantes como un dispositivo lento.

A veces, no hay más remedio que tener paciencia y esperar… Otra solución más drástica es cambiar de smartphone. No obstante, si de momento no tienes pensado renovar tu teléfono, no desesperes. Con estos sencillos trucos podrás optimizar el rendimiento de tu dispositivo y conseguir que vaya un poco más rápido.

  • Limpia tu pantalla de inicio

    Nuestro primero consejo para ganar velocidad en el rendimiento de tu teléfono es eliminar de la pantalla cualquier icono innecesario y dejar sólo los más necesarios. Cuanto más despejada esté tu pantalla de inicio, mejor será el rendimiento del teléfono. Por otro lado, si tienes instalado algún fondo de pantalla animado, deberías pensar en cambiarlo por una imagen estática. Las imágenes animadas ralentizan el funcionamiento del dispositivo.

  • Limpia la caché

    Las cachés son datos útiles y necesarios para tu teléfono (u ordenador),  ya que le sirven como guía y recordatorio del uso que le das al dispositivo y ayudan a cargar más rápido tus aplicaciones. No obstante, con el tiempo, van ocupando más y más espacio en la memoria, debido a los archivos que van generando. A la larga, pueden tener un efecto negativo en el rendimiento del teléfono, ralentizando su funcionamiento. Para borrar la caché, ve a Ajustes>Más (depende de la versión de Android)>Almacenamiento>Datos almacenados en caché. Seleccionas esta opción y te preguntará si quieres borrarla. Ve con cuidado, porque podría borrar los chats de WhatsApp. Si quieres conservarlos, mejor haz una copia de la aplicación.

  • Elimina las apps que no utilizas

Esto que es tan obvio, a veces se nos olvida: las aplicaciones ocupan espacio en la memoria del teléfono, y cómo no, afectan a su rendimiento, ralentizándolo. Cuantas más apps tengas instaladas, más le costará al procesador cargarlas  y ponerlas en marcha. Si además, son apps que no utilizas nunca o casi nunca: ¿para qué las quieres conservar? Nuestro consejo es: ¡desinstálalas ya!

Te explicamos cómo: ve a Ajustes > Aplicaciones>Selecciona la pestaña Todas>Encuentra las apps que no quieres o que no utilizas>Selecciona la aplicación que no quieres y elige Desinstalar. En caso de que no exista esta opción, selecciona Deshabilitar. De este modo, las aplicaciones deshabilitadas aparecerán en otra pestaña, por lo que podrás volver a habilitarlas en un futuro.

Estamos seguros de que con estos sencillos consejos, mejorará el rendimiento de tu teléfono. ¿Conoces tú algún otro truco? 😉

+ Posts