La música clásica tiene efectos positivos para el desarrollo cognitivo en los niños. Esto es una afirmación que se ha demostrado a lo largo de años de investigación y que ahora es un conocimiento común por la mayoría de padres y madres. Reproducir canciones de música clásica es una de las herramientas que se pueden utilizar para mejorar el aprendizaje.

En este post vamos a desgranar la información relacionada con el conocido como ‘Efecto Mozart’ y los efectos que tiene en la formación de los niños a través de la música. Más allá de la aprobación o eliminación de este suceso como hecho científico, vamos a destacar los beneficios que tiene escuchar música para concentrarte y estimular tu cuerpo y mente.

¿Qué es el ‘Efecto Mozart’?

Según los defensores de este fenómeno, escuchar la música de Mozart aumenta la inteligencia y las capacidades cognitivas durante el desarrollo temprano de los bebés. Aunque también hay quienes afirman que este efecto puede tener beneficios en los adultos, la investigación científica se posiciona para esclarecer si realmente la música clásica tiene este efecto positivo en los pequeños.

La mayoría de los estudios que se han publicado se centran en la investigación del Efecto Mozart a través de la sonata K448 para dos pianos, obra del compositor austriaco. Con esta obra como elemento principal de las investigaciones, los científicos la relacionan con efectos beneficiosos vinculados a la salud emocional. Más en concreto a las consecuencias positivas que puede tener en la reducción del estrés y la mejora del estado de ánimo.

El ‘Efecto Mozart’ empezó a popularizarse en la década de los 90 con la aparición del libro ‘Pourquoi Mozart ?’ del profesor francés Alfred Tomatis. Según el autor, escuchar música de Mozart podría tener efectos terapéuticos en el cerebro y promover su desarrollo. Sin embargo fue años más tarde cuando el profesor Don Campbell popularizó el concepto de Tomatis en el libro ‘The Mozart Effect’.

Según Tomatis la música de Mozart “da una sensación de libertad y rectitud que nos permite pensar, respirar y reflexionar con facilidad”. Se trata, por tanto, de unos efectos muy positivos que pueden influir en la educación de los pequeños.

Beneficios de la música para los bebés

Después de introducir el concepto del ‘Efecto Mozart’ los científicos han profundizado en los efectos que los primeros teóricos anunciaron en sus obras. La elección de la música clásica como banda sonora para mejorar la creatividad y el aprendizaje se debe principalmente a la cadencia de sus melodías. Esta estimula la relajación, incluso en el caso de las embarazadas, ya que la música transmite una sensación de calma al bebé neonato, aprendiendo así a relacionar esta sensación de tranquilidad con los sonidos y melodías que le llegan del exterior.

+ Posts